JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Posts Tagged ‘Anédotas’

Navegando con vikingos

Posted by jjcustodio en julio 11, 2011

PescadoresNo tienen muelle por lo que tienen que empujar a puro hombro sus pesadas embarcaciones de madera de doce metros de eslora y cuatro metros de manga, pesan un promedio de  tres toneladas y su bodega tiene tienen una capacidad de hasta doce toneladas. Colocan sus espaldas al costado de la embarcación y al grito  ¡Hum! ¡Hum! empiezan a empujar, tanto para hacerse a la mar como para guardar sus embarcaciones en la orilla. Unos maderos redondos, los polines, que son colocados debajo de la lancha a medida que avanza los ayuda a desplazarla. Si tienen suerte y dinero los ayuda un tractor.

Cuando navegué con ellos sus condiciones eran muy precarias, algunas embarcaciones no tenían radio, el botiquín de primeros auxilios solo lo exhibían para la inspección anual, dormían tirados en la cubierta o en las panetas, maderas al costado del motor. El ruido infernal de éste los arrullaba y el olor a la gasolina y el  penetrante olor a pescado los adormecía. Tampoco había espacio para un baño, sus necesidades fisiológicas las realizaban al borde de la embarcación. Sus instrumentos de orientación son el el sol, el viento, las estrellas, las aves y su intuición.

Trabajan en las condiciones más incómodas y penosas que pude experimentar pero a pesar de ello la alegría, la bondad y la confraternidad eran sus características. La braveza del mar y los fuertes vientos los embravecía y la tranquilidad de un amanecer en un mar aletargado los tranquilizaba. Forjan sus personalidades a golpe de olas, vientos y soledad en esa inmensa grandeza del mar. Fue la única vez en que experimenté “soledad” en grupo, cuando en los 4 puntos cardinales solamente veía mar, mar y mar y nuestra embarcación era la única que se desplazaba.

Estos pescadores de Santa Rosa son descendientes de los bravos marinos que vinieron con el mítico guerrero Naylamp en sus caballitos de totora a las costas de Lambayeque , pero las grandes embarcaciones de pesca los llaman Los Vikingos por lo valientes que son de salir al mar en esas condiciones.

Me fui a la aventura y estuve pescando con ellos durante tres meses, para mi era una diversión, una experimentación, una vivencia que la iré relatando en varias crónicas.

Posted in Anécdotas, Cultura, Personal, Reflexiones | Etiquetado: , , , , , | 6 Comments »