JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Archive for 26/02/18

Nos vemos en el año 2000

Posted by jjcustodio en febrero 26, 2018

Diciembre 1983

PROMOCION '73 UNT. FOTO 1983Habíamos conversado muchas veces sobre este día y el día aciago llegó. Era el día de nuestra despedida. Conversábamos nerviosos con la angustia reflejada en el tono de nuestras voces y con la mirada perdida más allá de la alameda que rodeaba la facultad como queriendo ver lo que nos esperaba en el futuro. Bromeábamos, nuestras risas eran nerviosas, las bromas nunca más las íbamos a disfrutar igual. Era el último día que íbamos a estar juntos como amigos de facultad, el último día de un: “Nos vemos en la facultad”. Era el año 1983 y habíamos terminado nuestros estudios de medicina y cada uno ya tenía su norte trazado. Salíamos a hacer el SERUM y luego … ¿Quién sabe?… Trabajar en una clínica o en un hospital como médicos generales y luego intentar la residencia para hacer nuestra especialidad. Entre las bromas sobre nuestro futuro, Hugo sacó un papel y nos dijo: “Hagamos una promesa de volvernos a juntar todos los que estamos aquí reunidos en el año 2000 a la misma hora y en el mismo día. Un silencio abrumador nos invadió, nuestros corazones se detuviero, pensábamos… ¡De aquí a 17 años! Tragamos saliva angustiados pensando en el éxito o en fracaso de nuestras vidas ¡Claro! ¡Buena idea! Roberto rompió el silencio pero el nudo en la boca del estómago y el escalofrío en nuestras espaldas se hizo más intenso.¡ Marcial dijo–¡Si estaremos vivos! …, todos reímos. Pusimos como testigo al señor Tiempo y firmamos el papel. Eran las 12 del día del 20 de diciembre de 1983. Nos abrazamos fuertemente… ¡Lágrimas!¡No!… éramos machos…¡Chao Hugo!… ¡Chao Roberto! ..¡Escriban! ¡Llamen por teléfono! ¡Chao Juancho! ¡Chao Chito! ¡Chao Cañuro! Los abrazos continuaban… ¡Chao Lucho! ¡Chao Clovis! ¡Nos vemos en el año 2000! Partimos hacia los cuatro puntos cardinales y el señor Tiempo se quedó contemplándonos con una sonrisa en sus labios y susurrándonos a nuestros oídos. ¡Suerte muchachos!

Al día siguiente, con nuestros sueños a cuestas, abordamos el barco que nos llevó a través de la temible y feroz tempestad de los años. La proa subía y bajaba, el barco se meneaba a babor y estribor. Las temibles olas nos golpeaban ferozmente queriendo tumbarnos, algunas nos fortalecían otras nos debilitaban, pero nosotros continuábamos asidos a los mástiles o a cualquier aparejo de la cubierta… las olas del matrimonio, los hijos, el divorcio, el fujishock, el desempleo, las deudas, enfermedades, el cáncer, nos golpeaban y nos robaron algunos de nuestros sueños. Vimos a algunos amigos de la promoción caer, los del grupo firmante continuábamos en la brega. Hugo y Lucho fueron los únicos que se dieron cuenta que la ola del año 2000 se venía encima nuestro y no tuvieron tiempo de avisarnos, estábamos luchando para mantenernos en pie. La ola nos envolvió, nos golpeó, nos tumbó, pero no nos sacó de la nave, la tempestad continuó. 2001, 2002,2003…. Las olas continuaron golpeándonos.

En el 2008, veinticinco años después la tempestad amainó, la tranquilidad volvió, pudimos reunirnos, golpeados, canosos, arrugados, adoloridos y aún cargando algunos sueños. Este año 2018, treintaicinco años después nos volveremos a reunir, ya no hay tempestad, el mar esta muy tranquilo y la nave continúa su viaje, ya los sueños no son nuestros, son de nuestros hijos. Nosotros disfrutamos la calma y la paz del guerrero después de la batalla, seguimos en la nave esperando y sin saber el año ni el puerto en el que nos tocará bajar.

Pasó el año 2000, no lo sentimos, no nos dimos cuenta… no nos reunimos.

Posted in Anécdotas, Personal, Recuerdos, Reflexiones, Uncategorized | Etiquetado: , , | 1 Comment »