JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Archive for 9/02/18

¡Llegaron las Jerónimas!

Posted by jjcustodio en febrero 9, 2018

Las jerónimas

Muy ansioso y nervioso Jacinto esperaba el fin de semana. Por fin iba a conocer a las “Jerónimas”, mujeres que en sus fantasías de hombre maduro, las imaginaba hermosas como Libertad Lamarque, su artista preferida de esos tiempos, altas, castañas, blancas y con un cuerpo espectacular, es decir unas hermosas mujeres, unas gringazas.  Mientras tanto se dedicaba a las faenas del campo y a su negocio en el mercado de Monsefú en donde tenía un puesto de abarrotes.

Huérfano de padre y madre desde muy pequeño, Jacinto no había tenido la suerte de sus primos Miguel, Juan y Teodoro que habían llegado a ser médicos los dos primeros e ingeniero el último. Sin embargo, la jovialidad, la fraternidad y la empatía entre ellos nunca se había perdido. Jacinto siempre empleaba la imagen de sus primos como ejemplo para sus hijos y en sus momentos de meditación añoraba los días cuando siendo muchachos salían los cuatro con sus escopetas a cazar “poducas”, palomas de campo, pequeñas, gorditas, redonditas que fácilmente alcanzaban en la palma de la mano y que de un solo mordisco desaparecían en la boca. Era frecuente que regresaran con 6 a 12 poducas que la hermana mayor Florencia se las preparaba para el almuerzo.

Durante todo el tiempo que sus primos residieron el Lima siempre le hablaban de sus amigas Rosalía, Tina, Grimanesa, Antuca y Teresa y cada vez que tenían noticias de Lima, sus primos constantemente le pedían a su hermana Florencia uno u otro regalo para ellas, para las chicas que los atendían tan bien. Florencia no perdía la oportunidad para halagar la belleza y dulzura de esas chicas, que por vivir en la calle Padre Jerónimo, los muchachos las había bautizado como “Las Jerónimas”.

Florencia con voz de mando de patrona dirigía y ordenaba a la gente que trabaja en su casa para que esté todo en orden…”Ya las chicas de Lima y sus hermanos estaban por llegar”.  Jacinto emocionado se miró por última vez en el espejo y se aliñó el cabello. Tenía que estar buen mozo. Iba a conocer a las Jerónimas. ¡Ya llegaron! ¡Ya llegaron! gritó una muchacha de la casa. Jacinto con su primo Teodoro salieron a recibirlas. Lentamente como en cámara lenta empezaron a bajar del auto…Su emoción era muy grande.. Su corazón latía aceleradamente… Una por una empezaron a bajar…Jacinto no  podía creer lo que veía… bajaban unas damas de apenas metro y medio, chatitas, rechonchas y  trigueñas que no paraban de hablar y que cubiertas con  sacos y chompas por el frío, parecían unas pelotitas de Jacks. Bajaron saludando a todo el mundo y sus voces y risas metálicas y agudas llenaron el ambiente.   Jacinto en su decepción le dice a su primo: “Teodoro.. ¡Pásame mi escopeta para matar estas poducas!”

 

Posted in Anécdotas, Recuerdos | Etiquetado: , | Leave a Comment »