JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Archive for 8/07/17

Mi amigo Juancho

Posted by jjcustodio en julio 8, 2017

Crazy ScientistLo podíamos encontrar, después de almuerzo, saltando en la cama en un ataque de euforia imitando a un guitarrista  roquero, gritando y cantando la canción de moda de ese entonces, como también podíamos encontrarlo con la cabeza pegada a la pared con cara de “ni te atrevas a mirarme”, nadie podía hablarle y menos hacer bulla. Eran los años de 1983, hacíamos nuestro internado de Medicina y convivíamos en la residencia del  hospital Regional de Trujillo.  Juancho podía pasar de la euforia extrema a la apatía absoluta en una fracción de segundo. De la desidia por el prójimo a la generosidad incontrolada de la cual en una oportunidad salí beneficiado. Conversábamos sobre música clásica y escuchábamos un LP con  los Nocturnos de Chopin. Le expresé lo mucho que me gustaba y que disfrutaba esta música. “Te lo regalo” me dijo. ¿Cómo?… Si, llévate el LP, te lo regalo. Me quedé frío, no lo podía creer, creí que estaba fuera de sus cabales…”Me regalas los Nocturnos de Chopin”..¡Juancho!, es un LP caro y poco común. “Llévatelo”, insistió…¿Me lo regalas? volví a preguntar por enésima vez…” Siiiii”. Te lo regalo. Salí corriendo de su casa abrazando el LP en mi pecho, no vaya a ser que a los pocos minutos  se desanime, pensaba.

Fue el que más nos entusiasmó  para viajar  a Chimbote  al matrimonio de Roberto, un integrante del grupo. Desde una semana antes, “Vamos… un amigo nos va a llevar en su carro….vamos … vas… vamos.. vas “  era el estribillo que nos repetía y nos obligó a realizar cambios en nuestras guardias para poder asistir. Un día antes, cuando nos preparábamos para ir… “Yo no voy… Ya no voy… Vayan ustedes”, nos repetía con una voz gutural y apática. Llegó la hora de partida y se embarcó con una sonrisa de oreja a oreja. Luego en la fiesta era el más eufórica, el más alegre y el que felicitaba hasta al portero del local, “Estoy feliz.. porque mi pata Roberto está Feliz” le comentaba a todo el mundo.

Siendo estudiantes, su casa era nuestro cuartel general . Ahí pasamos nuestras malos noches de estudios y nuestras tardes de tertulia. Una de esas noches de estudio, cansado y aburrido  de estudiar  , se levantó, nos dejó y se fue a la sala a programar su televisor a colores que recién habían salido al mercado y se puso a jugar con el control remoto. Nosotros seguimos estudiando — “Juancho vienes” …” Ya voy” contestaba. Cuando escuchaba alguna pregunta que hacíamos el respondía desde la sala. Al día siguiente después del examen.. Juancho 15, la mejor nota la tenía él. Su habilidad clínica era innegable así como sus destreza quirúrgica desastrosa. Una mañana, Roberto y yo terminábamos de atender un parto y escuchábamos a Juancho gritarle desesperado  a la parturienta que puje..¡Puja gorda! ¡Puja!… que tu hijo se va a morir si no pujas!.Le daba palmazos, gritaba, se jalaba los pelos, crispaba los puños, los ojos se le salían de las órbitas desesperado, estaba a punto de convulsionar angustiado  por que el niño se había quedado en el canal de parto y la paciente se había agotado…¡ Puja! ¡Puja! repetía desesperado. Roberto y yo nos miramos y le dijimos:” Juancho, vete a almorzar, nos vamos a ocupar de este parto..Ve y relájate” Salió bramando resoplando por la nariz y por la boca como toro queriendo salir a ala arena.. ¡Odio atender partos!  ¡Odio la cirugía! “. Dos horas después regresó con una sonrisa de oreja a oreja cantando y silbando.. “Hola.. Hooolaaaa gordita” “¡Que lindo tu niño!” “Ya ves… todo salió bien. Lo que tenías que hacer era que  te tranquilices”.

Ese es Juancho, el único clínico del grupo, el resto del grupo todos somos cirujanos.

Anuncios

Posted in Anécdotas, Divertidos, Personal | Etiquetado: | Leave a Comment »

¡Auxilio! ¡Asaltaron mi casa!

Posted by jjcustodio en julio 8, 2017

Habitación       Fue lo primero que grité cuando vi el desorden de la habitación. Una desesperación y angustia se apodere de mí, más aún cuando mi esposa  antes de viajar a Lima me encargó tomar todas las medidas de seguridad para cuidar la casa. Una angustiosa resignación se apoderó de mi y pensé inmediatamente en el tesoro más grande de mi hogar…. ¡las carteras de mi esposa!. Fui a verlas, abrí el closet, intactas, nadie las había movido. Luego revisé su otro tesoro…¡sus zapatos!…. indemnes, las cajas en su lugar y sin destapar. Finalmente sus vestidos, todo en orden. Bueno, pensé cualquier otra cosa que se hayan robado ya no tiene importancia… para mi tranquilidad y la tranquilidad de mi esposa. Pensé inmediatamente…¡Mi hija!..¡Secuestro!… Llamé angustiado al celular de mi hija, como siempre..”Deje su mensaje”. Una y otra vez insistí, no había respuesta, mi angustia aumentaba cuando finalmente respondió…”Si papi”… “Hija ¿Donde estás?, ¿Estás bien?”. “Si papi, estoy en una fiesta”. Te llamé y no me respondías. Al fin comprendí todo.. Así había quedado la habitación de mi hija después de arreglarse para ir a una fiesta.

Posted in Uncategorized | Leave a Comment »