JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Cuando Dios nos da habilidades en momentos dramáticos

Posted by jjcustodio en noviembre 20, 2011

Jesús y CirujanoUn niño de 4 años  jugando con una pulsera en su boca, la había aspirado y se le había ido a los bronquios. Llegó a a emergencia del hospital asfixiándose, con los labios morados por la falta de oxígeno, el padre le daba respiración boca a boca, su madre y familiares lloraban desesperados.   Inmediatamente fue llevado a sala de operaciones ante la angustia de sus padres y del personal paramédica. Todo el mundo gritaba. Era un niño que se estaba asfixiando, se estaba muriendo. En Sala de operaciones apenas tuvimos tiempo para la asepsia y antisepsia de rigor. Vi la radiografía de Tórax, la pulsera estaba montada en la Carina, en ambos bronquios. Se le vació encima alcohol se cubrió con campos estériles. Abrí el tórax desesperado, el corazón apenas latía y en cualquier momento hacía un paro cardiaco. La luz que iluminaba el campo operatorio era mala, apenas veía. Ubiqué el lugar del bronquio, hice un pequeño corte y ahí  palpaba el bronquio. Alrededor del bronquio hay arterias y venas gruesas, si las lesionaba el niño se podía morir por sangrado. Normalmente nos demoramos unos 30 minutos, separando suave y delicadamente las arterias y las venas para tener el bronquio completamente libre y poder cortarlo y  operar en él. El niño hizo paro cardiaco, inmediatamente presioné el hilio que contenía al bronquio con los vasos, palpé el bronquio y casi a oscuras hice el corte con el bisturí sobre el bronquio. Metí una pinza y saqué la pulsera. Inmediatamente empecé a darle masaje cardiaco directo, los bronquios libres del cuerpo extraño  expandieron los pulmones, la sangre se empezó a oxigenar y el corazón empezó a latir normalmente. El niño se había salvado.

¡Que fuerza extraña me hizo tomar esa decisión tan temeraria de meter la mano a la cavidad pleural  con el bisturí en mis dedos  y a tientas y a oscuras  cortar el bronquio!. El personal paramédico se maravilló por lo sucedido, los colegas que no eran de la especialidad me felicitaban..¡Que bueno que es Ud. Doctor! me decían. Al día siguiente cuando presenté el caso los colegas de mi especialidad! me dijeron : ¡Estás loco!¡Como te atreviste a cortar el bronquio a oscuras! Si hubieras errado un milímetro hacia adelante o hacia atrás hubieras pasado de héroe a villano. estarían diciendo que se murió por el sangrado que provocaste y  que tú lo mataste!. Tenían razón.

Igual sensación la experimente con una señora que tenía un taponamiento cardiaco, su corazón no podía latir aprisionada entre la membrana que cubre al corazón  y el líquido que se había formado por la insuficiencia renal crónica. Se desesperaba y se angustiaba porque no podía respirar y porque su corazón apenas podía latir . Al pasarla a la mesa de operaciones hizo paro cardiaco. Inmediatamente hice un corte con el bisturí  en el tórax, metí una pinza larga atravesando piel, grasa y músculos hasta romper la membrana que tenía presionando al corazón. Salió abundante líquido sanguinolento. Pasamos a darle masaje cardiaco y no respondía. A los 15 minutos de maniobras de resucitación, cuando ya el pesimismo nos había invadido, el corazón empezó  a latir.

Igual que en caso anterior, si me hubiera pasado unos cuantos milímetros más adelante hubiera perforado el corazón y los familiares me hubieran acusado por haber matado a su madre. Hoy estuviera en los titulares  de los periódicos  acusado de negligencia médica.

Muchos cirujanos nos enfrentamos diariamente a situaciones parecidas en las que una rápida e instantánea maniobra salvará la vida del paciente o acelerará su muerte.

¿Que fuerza extraña me impulsó a realizar estas temerarias acciones? Aún hoy siento escalofríos cuando recuerdo que pude realizar estos procedimientos sin complicaciones. Me puedo jactar y  vanagloriar  que pude realizar estas operaciones gracias a mi experiencia como cirujano, pero es todo al contrario, el frio razonamiento de la experiencia me dijo…¡No te atrevas a hacer eso!.

21 comentarios to “Cuando Dios nos da habilidades en momentos dramáticos”

  1. Loable testimonio.Felicitaciones “chito”. Que Dios siga bendiciendo tus manos y que sigas salvando vidas.
    Saludos,
    Lucho Castro

  2. Pilar Chirinos said

    Increible historia la que cuentas en esta experiencia. Estoy segura que no eres tú el que actúa por cuenta propia. Es Dios quien se vale de ti como su herramienta principal. Te felicito por la humildad que siempre te ha caracterizado. Ojalá algún día me toque alguien como tu en una sala de operaciones. Dios te bendiga
    Pilar Chirinos

  3. la verdad ,leyendo esto con corina , pensamos lo mismo si definitivamente, es Dios el que actúa por intermedio tuyo, que honor que te escoja para ser su instrumento de vida. Nos seguimos sintiendo orgullosas de que seas el Padre de mis sobrinos, el esposo de mi hermana y nuestro cuñado.
    siempre nos haces llorar .

    si pues , tu humildad prevalece siempre y esto debería de ser contagioso.

    buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

  4. Héctor Jesús Aquino Bravo said

    Dios nos ama a todos. Nada ocurre por casualidad, muchas veces Dios utiliza a sus hijos para realizar estas maravillas medicas para testimonio de que Dios es bueno y para siempre es su misericordia.
    Que Dios te bendiga amigo Chito.

    Héctor Jesús

  5. alexi said

    asombroso,pero es tambien el buen accionar q en espiritu y alma su vida se encamina .todo un profesional de salud.mi estimado doctor ,la alegria de sus pacientes es la suya.DIOS ESTE PRESENTE

  6. Javier Sullivan said

    Jacinto,
    Que Dios siga bendiciendote y tus obras en el hospital. Realmente, fue extraordinario lo que hiciste.
    Javier Sullivan

  7. Raymundo Ayasta Gamarra said

    Jacinto:
    Nada es casualidad, todo tiene un fin, Dios nos utiliza como instrumentos para que contuemos mejorando y aprendiendo cada día, es muy reconfortable tenerte como amigo, como hermano, como doctor, que Jesús y su santa Madre María te guien siempre, bendiga tu hogar por todo lo que haces en bien de nuestros projimos.
    Un abrazo sincero de mi esposa Dora y Joshua.
    Sinceramente.
    Ray.

  8. Amigo Jacinto:
    Que maravilloso testimonio, nos permite reconocer que Dios hace milagros cada día y que Él es el médico de los médicos. Ten la certeza que realmente Dios coge tus manos y hace el acto médico más perfecto sin lesionar un vaso o perforar el corazón. Sientete muy bendecido porque operas con el mismo DIOS.

    Gracias amigo por ayudar a tanta gente.

    Gricelda U.

  9. washington soriano. said

    Felicitaciones mi estimado amigo.Como lo dice tu amiga (y mi amiga gricelda uceda),fue Dios quien guió tus maniobras quirúrgicas.Como decirte,”hiciste mal en arriesgarte”.Si los pacientes hubieran fallecido por no realizar las maniobras,no habrían faltado quienes te hubieran dicho,”te hubieras arriesgado a hacer tal cosa”.
    En fín,mi estimado Doctor,Dios te siga acompañando en tus intervenciones.
    Abrazos.

    Dr Washington soriano.

  10. Chito, ayer leía un pensamiento de Abraham Lincoln que dice que el éxito en la vida no se mide por lo que conquistas sino por las dificultades que lograste para superar en el camino. Definitivamente estas experiencias en el quirófano son las dificultades que se van presentando en el camino para llegar, no al éxito, sino a ser mejores y mañana transmitir esas experiencias alrededor nuestro.
    Por otro lado también hay una connotación dívina y que está graficado en el título de esta historia.
    Bendiciones

  11. washington soriano. said

    Olvidé comentarte que de hecho hay lapsus en el título de tu narración.En lugar de “Cuando Dios no da habilidades en momentos dramáticos” creo que has querido decir:”Cuando Dios NOS da habilidades en momentos dramáticos”.
    Abrazos.

  12. Rosa Fernanadez said

    Si todos los que leimos lo entendimo asi…….Lo importante es que entendamos que la mano de Dios siempre esta guiandonos…..Que el Señor siga bendiciendo sus manos Dr. Custodio

  13. Martha Goicochea Duclós said

    La fotografía con la que ilustras lo dice todo, solo la mano de Dios conduciendo la tuya ; pero el mayor valor de estas acciones es el reconocimiento que tu haces de que fue EL, usándote como instrumento en sus manos para volver a la vida a estas personas en momentos tan cruciales y dramáticos.

    “Recompensa de la humildad y del temor al SEÑOR son las riquezas, la honra y la Vida” (Proverbios 22:4)

    “Bendito el hombre que confía en el SEÑOR y pone su confianza en EL. Será como un árbol plantado junto a agua, que extiende sus raíces hacia la corriente, no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto” Jeremías 17:7-8)

    Que nuestro buen Dios siga bendiciendo todo lo que tus manos toquen, que seas prosperado en todas las cosas, que te brinde salud así como prospere tu alma.

    Un gran abrazo

    Tita

  14. Felicitaciones Chito!! Es difícil asignarle a hechos como estos a fuerzas paranormales. Los que creemos en Dios sabemos que muchas veces la fe ayuda a superar momentos graves como estos y es esta la que finalmente coadyuva a salir adelante de una situación como las que nos comentas, qué dígase de paso amerita una doble felicitación hacia tu persona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: