JJCUSTODIO

Apuntes diarios de mi vida personal y profesional.

Archive for 20 noviembre 2011

Cuando Dios nos da habilidades en momentos dramáticos

Posted by jjcustodio en noviembre 20, 2011

Jesús y CirujanoUn niño de 4 años  jugando con una pulsera en su boca, la había aspirado y se le había ido a los bronquios. Llegó a a emergencia del hospital asfixiándose, con los labios morados por la falta de oxígeno, el padre le daba respiración boca a boca, su madre y familiares lloraban desesperados.   Inmediatamente fue llevado a sala de operaciones ante la angustia de sus padres y del personal paramédica. Todo el mundo gritaba. Era un niño que se estaba asfixiando, se estaba muriendo. En Sala de operaciones apenas tuvimos tiempo para la asepsia y antisepsia de rigor. Vi la radiografía de Tórax, la pulsera estaba montada en la Carina, en ambos bronquios. Se le vació encima alcohol se cubrió con campos estériles. Abrí el tórax desesperado, el corazón apenas latía y en cualquier momento hacía un paro cardiaco. La luz que iluminaba el campo operatorio era mala, apenas veía. Ubiqué el lugar del bronquio, hice un pequeño corte y ahí  palpaba el bronquio. Alrededor del bronquio hay arterias y venas gruesas, si las lesionaba el niño se podía morir por sangrado. Normalmente nos demoramos unos 30 minutos, separando suave y delicadamente las arterias y las venas para tener el bronquio completamente libre y poder cortarlo y  operar en él. El niño hizo paro cardiaco, inmediatamente presioné el hilio que contenía al bronquio con los vasos, palpé el bronquio y casi a oscuras hice el corte con el bisturí sobre el bronquio. Metí una pinza y saqué la pulsera. Inmediatamente empecé a darle masaje cardiaco directo, los bronquios libres del cuerpo extraño  expandieron los pulmones, la sangre se empezó a oxigenar y el corazón empezó a latir normalmente. El niño se había salvado.

¡Que fuerza extraña me hizo tomar esa decisión tan temeraria de meter la mano a la cavidad pleural  con el bisturí en mis dedos  y a tientas y a oscuras  cortar el bronquio!. El personal paramédico se maravilló por lo sucedido, los colegas que no eran de la especialidad me felicitaban..¡Que bueno que es Ud. Doctor! me decían. Al día siguiente cuando presenté el caso los colegas de mi especialidad! me dijeron : ¡Estás loco!¡Como te atreviste a cortar el bronquio a oscuras! Si hubieras errado un milímetro hacia adelante o hacia atrás hubieras pasado de héroe a villano. estarían diciendo que se murió por el sangrado que provocaste y  que tú lo mataste!. Tenían razón.

Igual sensación la experimente con una señora que tenía un taponamiento cardiaco, su corazón no podía latir aprisionada entre la membrana que cubre al corazón  y el líquido que se había formado por la insuficiencia renal crónica. Se desesperaba y se angustiaba porque no podía respirar y porque su corazón apenas podía latir . Al pasarla a la mesa de operaciones hizo paro cardiaco. Inmediatamente hice un corte con el bisturí  en el tórax, metí una pinza larga atravesando piel, grasa y músculos hasta romper la membrana que tenía presionando al corazón. Salió abundante líquido sanguinolento. Pasamos a darle masaje cardiaco y no respondía. A los 15 minutos de maniobras de resucitación, cuando ya el pesimismo nos había invadido, el corazón empezó  a latir.

Igual que en caso anterior, si me hubiera pasado unos cuantos milímetros más adelante hubiera perforado el corazón y los familiares me hubieran acusado por haber matado a su madre. Hoy estuviera en los titulares  de los periódicos  acusado de negligencia médica.

Muchos cirujanos nos enfrentamos diariamente a situaciones parecidas en las que una rápida e instantánea maniobra salvará la vida del paciente o acelerará su muerte.

¿Que fuerza extraña me impulsó a realizar estas temerarias acciones? Aún hoy siento escalofríos cuando recuerdo que pude realizar estos procedimientos sin complicaciones. Me puedo jactar y  vanagloriar  que pude realizar estas operaciones gracias a mi experiencia como cirujano, pero es todo al contrario, el frio razonamiento de la experiencia me dijo…¡No te atrevas a hacer eso!.

Anuncios

Posted in Anécdotas, Medicina, Personal, Reflexiones | Etiquetado: , , , , , , , , | 22 Comments »

Mirada de Santo

Posted by jjcustodio en noviembre 11, 2011

Padre Carlos

Tenía 10 años cuando Padre Carlos falleció, recuerdo a la gente del pueblo y a mis padres llorar su muerte, el dolor de nuestro pueblo por la pérdida de un hombre que se había identificado tanto con  sus problemas, era muy grande. Yo caminaba atontado, absorto entre tanto dolor, entre los rostros angustiados y llorosos de las madres de familia y la mirada perdida y compungida de los varones.

Lo recuerdo como un hombre alto, delgado, enérgico, dulce y amable. Su rostro sereno y de mirada profunda parecía atravesar nuestra mente y saber cuándo habíamos cometido un pecado infantil de esos que había que ir corriendo a confesarlo. Eran los tiempos en los que nuestra inocencia infantil nos hacía acusarnos unos a otros de pecados cometidos:  habló en la Iglesia, le jaló los pelos a Juan, ha dicho una lisura. Bastaba que fijara su mirada seria sobre nosotros para detener nuestras travesuras en el templo o en clases. Cuando sonreía  se abrían las puertas del cielo, todos los niños corríamos gritando y riendo a su alrededor para tocarlo  y  para abrazar sus piernas, era muy alto para nosotros.

Nuestros padres se referían a él como mucho respeto: “El Padre Carlos ha dicho…”, “ El Padre Carlos ha propuesto…..”, “El Padre Carlos nos ha llamado….” y estaban dispuestos a seguirlo en todos sus proyectos. Se convirtió en el  líder de un pueblo de gente trabajadora, que supo aprovechar el trabajo comunitario de las Mingas para realizar una gran transformación en la ciudad.

El pueblo estaba con él, el pueblo lo seguía, el pueblo lo amaba, hasta que llegó ese día fatídico de Marzo de 1966 en el que falleció en un grave accidente de tránsito junto con las Hermanas Dorotea Caroll y Aquina English. El pueblo ya no fue el mismo, una pena muy grande se apoderó de todos, el líder que nos estaba sacando del atraso religioso, institucional y cultural, había fallecido. Cuarentaicinco años después aún seguimos hablando de él. Los pobladores, los campesinos, los padres de familia que trabajaron con él, muchos de ellos fallecidos, sienten mucha nostalgia cuando lo recuerdan y sienten pena no tener un lugar donde ir a visitarlo para dejarle un ramo de flores.

Padre Carlos era hijo único y su madre, en su dolor por la pérdida de su hijo se llevó sus restos a Terranova. Tuve la oportunidad de visitar su tumba en el año 2000 cuando visité Terranova, la tierra de nuestros sueños infantiles. Recé en su tumba agradeciéndole toda la labor que había realizado en nuestro pueblo y por ser yo uno de los beneficiados por los colegios que fundó junto con  la Congregación de la Hermanas de la Misericordia. Mientras rezaba sentí su presencia  y por primera vez sonrío conmigo satisfecho por lo que yo había logrado.  Su mirada dulce y amable me envolvió… tenía una mirada de santo.

Posted in Anécdotas, Monsefú, Personal, Reflexiones | Etiquetado: , , , , | 3 Comments »

50 años después… han regresado

Posted by jjcustodio en noviembre 2, 2011

u

Hermanas de la Misericordia - Terranova

El aeropuerto fue una fiesta, todo un pueblo agradecido por su labor fue a recibirlas. La gente gritaba sus nombres ¡Carmelita! ¡Meche! Gabriela! ¡Brígida! ¡Wilma! ¡Mora Clarita! , los que gritaban emocionados al verlas ya no eran esos niños, que hace 50 años  corríamos alegres diciendo “¡Sister, Sister, Sister!” y que lloramos cuando una a una se fueron regresando a su tierra a Terranova. Eramos adultos, padres de familia algunos abuelos. Los menores de 57 años fuimos educados por ellas y los mayores de 57  trabajaron con ellas en instituciones juveniles, en Clubes de Madres , asociaciones de padres de familia y en tantas otras agrupaciones  que fundaron con la intención de llevar el mensaje cristiano de amor y transformación.

Esta transformación del pueblo lo lograron a base de amor, sonrisas, trato dulce y cariñoso. Todo el pueblo las amaba y las sigue amando, eran “Angeles venidos del cielo” .

Los que tuvimos la suerte de ser educados en sus colegios fuimos muy afortunados, recibimos una educación privilegiada, nos inculcaron la responsabilidad, el respeto, la puntualidad y el amor al prójimo. Nos dejaron además  una herramienta muy importante en los mementos actuales: el idioma Inglés.

Cumplen 50 años de trabajo en las comunidades de Monsefú, Ciudad Eter, Puerto Eten y Reque, comunidades que están eternamente agradecidas por su labor, especialmente Monsefú, el primer pueblo donde llegaron y realizaron tantas transformaciones en el plano educativo, social y religioso. Han regresado con la misma sonrisa con la que vinieron hace 50 años para compartir con nosotros esos recuerdos y ese cariño.

Gracias Hermanas de la Misericordia por su labor en Monsefú, la historia de nuestro pueblo les está eternamente agradecida.

Posted in Anécdotas, Reflexiones | Etiquetado: , , , | Leave a Comment »